Polítiques de les Dones

Propostes feministes eleccions al Parlament 14F 2021

  • Actualitzat:
  • Creat:

Els 5 eixos principals tot i ser un programa transversalment feminista

O1. La coeducación a lo largo de la vida para construir una ciudadanía plena 

Desde la pequeña infancia y a lo largo de la vida, la coeducación es una herramienta fundamental e indispensable para conseguir a medio y largo plazo una igualdad efectiva entre mujeres y hombres. Hoy, más que nunca, cuando reaparecen discursos machistas que cuestionan las discriminaciones de las mujeres y la violencia machista, los socialistas defendemos la coeducación como la estrategia necesaria para construir ciudadanos libres e igualitarios. 

P1. Promover la coeducación desde la pequeña infancia y a lo largo de la vida. 

P2. Fomentar programas coeducativos para niños, agentes educativos y familias. 

P3. Velar para que se haga una coeducación real y no solo una educación mixta de niñas y niños en las aulas. 

P4. Velar porque los contenidos curriculares incorporen las figuras y los saberes femeninos y estos no sean tratados como comparsas, otorgándoles el reconocimiento y el protagonismo que merecen. 

P5. Promover políticas que favorezcan la conciliación de la vida laboral con la vida familiar y personal a partir, entre otros, del fomento de la cultura de la conciliación con la complicidad de las organizaciones empresariales y sindicales y de la guardería como servicio público que también ayuda a las familias a conciliar. 

P6. Trabajar para acabar con los estereotipos sexistas y para garantizar la igualdad real y libertad de elección de estudios y profesiones del alumnado. 

P7. Fomentar acciones positivas para incrementar el número de mujeres en los estudios STEM. 

P8. Promover la formación afectiva sexual en los centros educativos para prevenir la violencia machista, y educar en las relaciones igualitarias, respetuosas y seguras. 

 

O2. Igualdad laboral, igualdad salarial 

El actual contrato social discrimina a las mujeres tanto en el ámbito privado como en el público. En el segundo caso, las mujeres sufren diferentes discriminaciones solo por el hecho de ser mujeres, por ejemplo, la brecha salarial, lo que implica que a finales de año las mujeres tengan menos ingresos que los hombres por hacer trabajos de igual valor y esto afectará directamente también en sus pensiones. Esta brecha, junto con las dificultades para acceder a un puesto de trabajo, conseguir promocionar y, en muchas ocasiones, mantener el trabajo, impide a miles de mujeres alcanzar una independencia económica. Y sin esta no hay ni libertad ni igualdad. 

P9. Garantizar la participación de las mujeres profesionales en los espacios de toma de decisión. 

P10. Aprobar medidas específicas de carácter temporal para proteger a las mujeres de las consecuencias de la recesión económica derivada de la covid-19. 

P11. Hacer inspecciones laborales en las empresas para evitar situaciones de brecha salarial. 

P12. Impulsar planes de igualdad en las empresas, de acuerdo con el marco normativo vigente, para evitar situaciones de discriminaciones horizontales y verticales, casos de acoso sexual y/o brechas salariales. P13. Instaurar baremos correctores para que las mujeres no sean penalizadas por la maternidad y velar para que las mujeres no tengan que aparcar la formación a lo largo de su vida ni por la maternidad ni por los trabajos de cuidado

P14. Impulsar planes de igualdad en nuestros ayuntamientos, para concienciar sobre la importancia de poner fin a las diferentes discriminaciones que sufren las mujeres. 

P15. Promover el uso de cláusulas igualitarias en la contratación pública, para evitar situaciones de discriminación de género en las empresas con las que colaboran las administraciones públicas. 

P16. Regular el salario de las y los profesionales que trabajan en los ámbitos de atención y cuidado. 

P17. Promover acciones positivas que corrijan las situaciones de segregación horizontal y vertical que se dan en el mercado de trabajo en general, y en el sector de cuidado en particular. 

P18. Impulsar el emprendimiento de las mujeres, por un cambio en el modelo productivo de Cataluña, así como el asociacionismo de las mujeres para crear espacios de encuentro y fomentar redes de colaboración y de crecimiento empresarial femenino. 

 

O3. Una Ley de usos del tiempo para fomentar la corresponsabilidad y compartir el cuidado familiar 

La falta de capacidad de gestión y disposición del tiempo es un factor de desigualdad social y de oportunidades, que perjudica mayoritariamente a las mujeres, como pudimos comprobar también durante el confinamiento provocado por la covid-19. Debemos considerar el tiempo como un derecho de ciudadanía y fomentar la conciliación entre los diversos espacios vitales (personal, familiar, laboral, político y social), para poder disfrutar una vida más justa y plena para mujeres y hombres. 

P19. Promover acciones positivas para acompañar a las familias monomarentales que se encuentren en situación de vulnerabilidad (renta garantizada de ciudadanía y/o ingreso mínimo vital, servicios de conciliación, ayudas para el pago de la vivienda, etc.). 

P20. Romper estereotipos de género desde la infancia hasta la edad adulta, a partir de políticas que fomenten la corresponsabilidad del espacio privado y del trabajo reproductivo y de cuidado para promover y extender nuevos modelos modernos e igualitarios de masculinidad para los más pequeños y fomentar, mediante la coeducación, relaciones igualitarias entre niños y niñas. 

P21. Fomentar la corresponsabilidad y el impulso de medidas de conciliación en el ámbito laboral, dirigidas tanto a mujeres como a hombres. 

P22. Incrementar los servicios Respir para que las personas cuidadoras de una persona dependiente puedan disfrutar de tiempo de descanso y recuperación, así como darles apoyo emocional y promover una red informativa y formativa sólida sobre los recursos a su alcance. 

P23. Fomentar la racionalización del uso del tiempo, con garantías de una conciliación equilibrada de los tiempos personales, laborales y familiares para mujeres y hombres promoviendo la corresponsabilidad familiar de los hombres y una Ley de usos sociales de los tiempos. 

P24. Promover la creación de redes vecinales y de voluntariado para ofrecer apoyo a familias monomarentales e impulsar la corresponsabilidad. 

 

O4. Tolerancia cero contra la violencia machista

La violencia machista es el instrumento a través del cual el sistema patriarcal perpetúa el poder masculino sobre las mujeres. Los hay de diferentes tipos, desde la psicológica a la física, pasando por la sexual, laboral e institucional. Por lo tanto, la violencia machista no afecta únicamente al ámbito privado, sino que también lo hace en el espacio público. Es la manifestación más virulenta de las discriminaciones estructurales que sufrimos las mujeres solo por el hecho de ser mujeres. Una sociedad que aspira a ser real, democrática y socialmente justa no puede permitir que la mitad de la población sufra violencia. Los poderes públicos tienen la obligación de combatir esta lacra y garantizar que mujeres y hombres puedan vivir una vida libre de violencia. 

P25. Garantizar la formación con perspectiva de género a los profesionales de todos los ámbitos, especialmente a los agentes implicados en la detección y tratamiento de la violencia machista. 

P26. Revisar los protocolos de intervención en violencia machista existentes para asegurar la coordinación y comunicación de los y las agentes implicados. 

P27. Crear una red de protección, prevención y sensibilización de la violencia machista en la que participen la globalidad de los agentes implicados. 

P28. Abrir nuevos Servicios de Información Especializada que den cobertura territorial a la globalidad de las mujeres víctimas de violencia machista y a sus niños y niñas. 

P29. Hacer campañas específicas para que los diferentes agentes que forman parte de la red de atención a las mujeres víctimas de violencia machista y las mismas mujeres conozcan sus derechos y la cartera de servicios a la que tienen derecho. E implicar a la ciudadanía en la denuncia de las situaciones de violencia machista, porque todos y todas somos corresponsables ante el machismo. 

P30. Blindar los juzgados VIDO para evitar su cierre, tal como ha propuesto en varias ocasiones el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. 

P31. Implementar el acompañamiento judicial personalizado a los Juzgados VIDO, garantizando los itinerarios más seguros desde el momento de la denuncia hasta el final del proceso. 

P32. Reclamar los recursos necesarios para la habilitación de nuevas casas de acogida y centros de emergencia para mujeres maltratadas y sus niños. 

P33. Aprobar un Pacto catalán contra la violencia machista, alineado con el Pacto estatal, promover medidas de sensibilización y prevención, así como una red de protección en la que participen todos los agentes implicados con los recursos y las inversiones necesarias. P34. Desplegar Unidades de Valoración Forense Integral (UVIF), como herramientas fundamentales para que jueces y fiscales puedan evaluar el riesgo que tienen las víctimas y adoptar medidas de protección. 

P35. Promover la creación de un equipo interdisciplinar que identifique y dé a conocer las conductas propias de los hombres machistas y violentos, para que se puedan detectar anticipadamente por parte de las posibles víctimas y sus entornos familiares y comunitarios. 

P36. Reforzar los servicios de apoyo a menores víctimas de violencia machista y abuso sexual. 

P37. Impulsar campañas de acción positiva para favorecer la inserción laboral de las mujeres víctimas de violencia machista. 

P38. Velar para que los medios públicos de comunicación no presenten nunca situaciones que favorezcan o minimicen la violencia machista y promover protocolos para evitar el uso de publicidad, música o lenguaje sexista. 

 

O5. Contra el tráfico con fines de explotación sexual y el proxenetismo

Los y las socialistas siempre hemos estado comprometidas con la abolición de la prostitución y la lucha contra el tráfico de mujeres y chicas con fines de explotación sexual. Tanto la prostitución como este tráfico son formas de violencia extrema que atentan contra la libertad, la integridad, la salud, la vida, la seguridad y la dignidad de las mujeres. 

P39. Perseguir cualquier iniciativa privada que ofrezca servicios de prostitución y/o pornografía, así como cualquier otro reclamo que cosifique a las mujeres y/o a los menores, e impulsar espacios de información y asesoramiento. 

P40. Modificar el marco legal para evitar la explotación sexual, el proxenetismo y el tráfico de mujeres y niños con fines de explotación sexual, y fomentar una nueva legislación al respecto, implicando también al mundo local mediante la Red de Municipios Libres de Trata

 

Fitxers adjunts: